Archivo de la categoría: Ojete al dato

Ojete al dato: Sony y su contracción digitanal

2416054-2416051-8994450288-DSC00

A todos nos ha pasado ese momento de tener los músculos alojados en la periferia del ano con más tensión contenida que un cura paseando por el Expojove. Ojete apretao, power lvl 99 concentrado, terror, esperanza y sudor frio. Cual nómada del desierto en medio de una tormenta buscando una salida. Esa persona que conduce y se ve inmersa en un atasco mastodóntico.  Cuando tienes tabaco, todo está cerrado y no tienes papel de liar. Buscas soluciones. Esperas salir del paso. Te lías un cigarro con un panfleto de publicidad.

Sigue leyendo

Baticao informativo Caribe Mix electroprimaveralsoundlatino 2017

pepinoH

 

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí, yo diría que más de dos meses. Seguramente mucha gente, en esta ausencia temporal, ha invertido su preciado tiempo en mantener relaciones sexuales con especímenes humanos. Otra fracción del espectro social lo ha invertido cubriéndose en suaves mantas de gatos mientras golpeaba el portátil porque Pordede se ha caido en una espiral de decadencia digital. Una sola persona habrá estado en Google+ enterrando un muerto a sabiendas de que nadie lo encontrará. El tiempo se pasa volando.

Sigue leyendo

Ojete al dato: No es país para The Last Guardian

the-last-guardian

Feliz navidad, próspero año nuevo, buen hanukkah, glorioso eclipse solar que es preludio a una incipiente orgía intergaláctica y todas esas mandangas que se dicen en estas fechas. Dicha esta frase ornamentada para que la gente sude azúcar de tanta felicidad, vayamos a desglosar lo que para mi es una nueva bofetada para el sector. Una dolorosa bofetada que me tiene pegado a un teclado y que a ti te mantendrá pegado a una luminosa pantalla leyendo.

Sigue leyendo

Ojete al Dato: El tricornio de la decepción (y el tonto con moqueta rubia en la almendra)

los-cuatro-jinetes-del-apocalipsis-ilustracion-2

Hubo un tiempo en Españistan donde cierto señor uniformado con bigotazo, tricornio sombreril y pistola en mano entró con aires de gorrinácea soberbia militar en un lugar al grito de “Quieto todo el mundo” para crear caos democrático. Tanques, militares, unicornios y tanques montando unicornios montados a su vez en militares recorrían las calles. Un shock (que no dual) de difícil digestión social en su momento, la misma indigestión que ahora produce cierta cascada de eventos que intenta maquillar un despropósito.

Sigue leyendo

Ojete al dato: Por un día fuimos dioses en el Rocket League

maxresdefault

El otro día fui convocado por Sir Hika (@hik4rens en lares tuiteros) para aperecer en nuestra base secreta de operaciones… LA CUEVA. La cueva es un lugar de esparcimiento para debates, testeo de diversos juegos, grabaciones youtuberas donde se solicite mi infecta presencia para ser usado vilmente como imagen de marca y, por supuesto, para simplemente disfrutar de una bella amistad. Cual Batman que es avisado por un foco lumínico en el cielo nocturno, asistí al lugar sin saber que ese día probaría un juego ya nada novedoso: Rocket League.

Sigue leyendo

Ojete al dato: Pokemon Go es un invento judeomasónico de los ninjas nazis

original

Que no os engañe este título tan absurdo, el cual adorna la entrada cual corona floreada colgada sobre una puerta en época navideña, ya que es solo un mero reclamo publicitario para atraer vuestra atención. Es obvio que Pokemon Go no es una misteriosa patente que lleva años oculta en un búnker subterráneo inmerso en una compleja red de túneles decorados con esvásticas, es una app creada en los tiempos modernos. Aunque tampoco sería descabellado pensar que ha sido gestada por una mano negra proveniente de las altas esferas illuminatis para el control mental de la población. Quien sabe.

Sigue leyendo

Etiquetado , ,

Ojete al dato: Millones de moscas no pueden equivocarse con Overwatch

maxresdefault

A lo largo de la historia, muchas cosas han ido metamorfoseándose en cuanto a hábitos y conductas. Por ejemplo, antes los humanos realizábamos transacciones de productos varios mediante el trueque, golpeábamos árboles con hachas de piedra al estilo Rust o invadíamos aldeas cabalgando arma filosa en alto para mostrar supremacía territorial. Ahora hay tanto dinero físico como virtual, herramientas de todo tipo y el método de control privado por parte de gobiernos sobre recursos energéticos para instaurar democracias artificiales. Todo cambia menos una cosa:

Si alguien osa decir algo en contra de mis gustos, me enfado y dejo de respirar mientras mi rostro se vuelve púrpura. Los humanos somos así. Necios.

Sigue leyendo

Etiquetado ,

Ojete al dato: ¡Mira mamá! ¡me he pasado Dark Souls, soy gamer!

 

DARKSOUL_facebook_mini

Es curioso como el planeta gira sobre sí misma en un movimiento rotatorio e inexorable, como resultado de diversas leyes físicas, entre ellas la del avance de nuestra apreciable línea temporal en una sola dirección. Dicho suceso produce acontecimientos sucesivos, algunos un tanto extraños cuando evolucionan a manos de la raza humana. Lo que antes la sociedad ve algo como un producto asociado solo a un selecto grupo de gente rara similar a unos adoradores de dioses oscuros que coleccionan katanas en su casa y son potenciales asesinos en serie, ahora lo ve como un dogma del buen gamer pro molón que lo tuitea para recibir un pin. Esta frase es una exageración pero quiero que entendáis el concepto de esa bipolaridad cambiante para meternos de lleno en dos palabras: Dark Souls.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , ,

Ojete al Dato: Darkest Dungeon

darkest-dungeon-art-1

Suele pasar que en el transporte público, sea cual sea, hay un momento mágico e inesperado. Un cruce de miradas sutiles que despiertan en tu interior una cría de Alien incubándose entre el amasijo de entrañas que componen tu organismo una atracción inexplicable. Algunos lo llaman “Amor platónico”, otros “Diversos picos hormonales sincronizados con tu latente deseo sexual”. Da igual, tú le dabas fuertemente. Eso mismo me pasó al ver como era Darkest Dungeon.

Sigue leyendo

Etiquetado , , ,

Ojete al dato: El fenómeno Punch Club

punch_club_logo_big_x2

Hace no mucho tiempo, en una galaxia lejana tuve una agradable conversación formal en una monísima mesa adornada con tapetes de ganchillo, tazas de porcelana llenas de fino té británico y galletitas de mantequilla. El tema del cual ambos exponíamos nuestros puntos de vista era sobre si la casualidad existe. Si, la casualidad, un término abstracto al cual recurrimos cuando sucede algo sin explicación lógica a nuestro alrededor y achacamos al azar. Mi postura es que no existe. Todo es fruto del “causa-efecto”, la premeditación por parte de una (o varias) mano humana, la estadística, la probabilidad y el “No fui yo, fue el alcohol”. ¿Porqué os cuento semejante soplapollez? ¡querido lector & lectora! ¡el éxito de Punch Club no es una casualidad!

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , ,